VESTIRSE… ¿PARA QUÉ?

Por Lic. Vanesa Corvaro.

Si Ud. Quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche. Oscar Wilde. Vestir bien es una forma de buenos modales. Tom Ford. Es una pregunta tan obvia que casi no merece respuesta. Pero, pensémoslo. En primer lugar podemos decir que nos vestimos por una cuestión de civilidad: si saliéramos desnudos a la calle simplemente porque nos penarían con fuertes sanciones por incurrir en el delito de “exhibiciones obscenas” (Artículo 129 del Código Penal: “será reprimido con multa de mil a quince mil pesosel que ejecutare o hiciese ejecutar por otros actos de exhibiciones obscenas expuestas a ser vistas involuntariamente por terceros”). Quedan a salvo de esas sanciones algunas demostraciones artísticas o manifestaciones. Esta cuestión de civilidad también es acompañada por una gran cuota de pudor, algo que la sociedad nos ha hecho incorporar gradualmente desde nuestros primeros años de edad. Y también, desde el punto de vista pragmático, nos vestimos para abrigarnos. Bueno, hasta ahí, respuestas obvias a una pregunta casi simplona. Pero, como siempre nos gusta ir más allá y pensar en el mundo de la moda, no es lo mismo vestirse con un uniforme, una túnica o un vestido elegido con todas nuestras ganas y apelando a nuestras preferencias. Diferencias sustanciales que marcan distintos caminos, pero que de alguna manera manifiestan el yo que cada una representa. ¿Y qué quiere mostrar ese yo al vestirse? ¿Cuál es nuestro relato? Por un lado, casi en sintonía con la trilogía freudiana, el vestido muestra quién soy (Agustina, María, Paula, etc.) pero también tiene algo de ideal o sea, quién quiero ser (alguna modelo o actriz, por ejemplo), y, por último, es cómo me ven los otros, aspecto que parecerá tener más peso para unos que para otros.
Esos tres vértices determinan la configuración de la imagen de cada persona, no sin tensión: apelar al autoconocimiento resulta un paso clave en este proceso que puede llevarnos lentamente a la evolución personal buscada, logrando el tan ansiado estilo propio”

Mientras que en otras épocas era seguir a la masa, tener algo puesto del último grito de la moda, usar marcas determinadas y acumular prendas, hoy el paradigma es otro. Apelamos a la construcción de la imagen propia con una apariencia singular, auténtica y única que hable de uno mismo, de las propias necesidades, dejando de a poco el parecer para ser. Sí, lo sé… proceso difícil si los hay. Más allá de cualquier análisis sociológico y apelando esta vez a lo personal, difícil es buscarse, encontrarse y conocerse, construir algo propio, creativo, más allá de los mandatos, pero podemos no dejarnos ganar sólo por la apariencia del tener o del parecer, para lograr un acento en lo que soy. Pensémoslo esta vez. ¡Hasta la próxima, queridos FH!

About

FH es una revista de distribución gratuita orientada a hombres y mujeres interesados en arte, cultura, moda, diseño, fotografía & tendencias.

 

Contacto

hola@revistafh.com.ar

publicidad@revistafh.com.ar

Tel. (221) 4235391
La Plata, Buenos Aires, Argentina